Únete a nuestro reto gratuito y elimina el insomnio, los pensamientos negativos o catastróficos y mucho más Únete

Manejando el hambre emocional: respuestas de nuestra psicóloga sobre la ansiedad y la comida

Exploramos el vínculo entre la ansiedad y el impulso de comer, profundizando en cómo el comer puede proporcionar un alivio temporal, pero no soluciona el problema subyacente de la ansiedad.

Creado por: Lili
Editado por: Angela Núñez
Ultima actualizacion: 2024-05-15 08:22:18
Manejando el hambre emocional: respuestas de nuestra psicóloga sobre la ansiedad y la comida

¿Por qué me da hambre cuando siento ansiedad? Nuestra psicóloga responde

Si eres de los que se come un dulce o una golosina cuando está ansioso/a, entonces este artículo es para ti. Nos han llegado inquietudes sobre la relación entre el comer y la ansiedad, siendo el alimento una forma de drenar o mitigar la ansiedad. 

Pues, nosotros escuchamos sus dudas y nuestra Psic. Angela Núñez responde

“¿Es verdad que la comida quita la ansiedad?” 

“Un rotundo si”, es lo que nos respondió la Lic. Angela, y agregó: “Pero solo es un paliativo, es decir, el comer genera una sensación de tranquilidad momentánea, pero no quita la ansiedad como tal”

Esto nos confundió bastante porque, ¿quién no se siente mejor luego de comer una torta de chocolate? Pero la Lic. Angela fue enfática y recalcó que comer es solo un medio para aliviar la sensación de malestar e inestabilidad que produce la ansiedad, más no es la cura definitiva (ni la mejor), y mucho menos se relaciona con la causa de esa ansiedad. Simplemente es un medio, no un fin en sí mismo

“¿Qué pasa en el cuerpo cuando comemos para aliviar la ansiedad?”

La Licenciada sonrío y nos dijo que es un proceso complejo, pero lo resumió en: “La ansiedad genera un estado de tensión en el cuerpo y la mente. Nos sentimos inquietos, con miedo, quizás con una sensación de descontrol. Y la comida, por sus propiedades innatas, produce una sensación de satisfacción, de placer, de llenura"

"Y obvio, cuando tienes hambre, estás vacío y sientes displacer por el hambre, pero cuando comes, estás lleno y sientes placer. Lo mismo ocurre cuando comes por ansiedad, solo que en este caso, no hay en realidad un estado de vacío previo, no hay hambre física o fisiológica, si no hambre emocional… y puedes intentar saciar esa hambre emocional con comida, pero no será suficiente, nunca es suficiente cuando de emociones se trata”

“A veces como por ansiedad, y me siento bien, pero al poco tiempo me vuelvo a sentir ansioso, ¿por qué sigo en ese ciclo?”

Respecto a esta pregunta, la Psic. Angela nos habló sobre hambre fisiológica y hambre emocional, así que insistimos en ese punto: “El hambre fisiológica es el hambre del cuerpo, es cuando tu sistema detecta que hay una disminución de nutrientes y de glucosa, siendo la glucosa el alimento principal de las células del cuerpo. Entonces, el cerebro activa la señal de hambre y dice: ‘epa, aquí falta gasolina, hay que llenar el tanque, ponte a buscar comida que necesitamos recargar las reservas’. Este tipo de hambre se manifiesta de manera diferente en cada persona, pero usualmente se experimenta como un retorcijón en la barriga, disminución de la energía, quizás dolores de cabeza, y hay quienes no pueden ni concentrarse y necesitan comer”.

“En cambio, el hambre emocional no tiene que ver con el cuerpo, si no con los sentimientos y afectos. Y no necesariamente debe ser un vacío de emociones, si no que también puede ser una acumulación de afectos que están haciendo ruido en la mente, y necesitas algo que te de tranquilidad para continuar con tu vida. Así que vas y comes, obteniendo un placebo inmediato”

Aprovechamos la oportunidad y le preguntamos cómo una persona puede saber que tiene hambre emocional en lugar de hambre fisiológica: “Es importante que explores tu cuerpo y mente, y conozcas los cambios en tus estados de ánimo. Lo común es te sientas desbordado/a, quizás irritado/a, es posible que experimentes confusión y sientas que tienes muchas cosas en la cabeza, todas mezcladas. También puedes sentirte estresado/a, quizás molesto/a o triste”.

“¿Qué puedo hacer para dejar de comer por ansiedad?”

La Licenciada nos confesó que esta pregunta es difícil de responder, porque las personas son diferentes y lo que funciona para unos, quizás no funciona para otros

Pero nos mencionó 3 acciones que son claves para trabajar en el hábito de comer por ansiedad

  1. Explora las sensaciones de tu cuerpo y reflexiona sobre tu hambre e identifica si se trata de hambre emocional. Es importante aprender a diferenciar el hambre fisiológica de la emocional. 
  2. Indaga en las causas de tu ansiedad. El foco de atención no está en el comer, si no en la ansiedad en sí, por lo que es importante detectar la fuente de ansiedad, su causa, y abordarla de manera apropiada. 
  3. Cuestiona tu hambre. Cada vez que tengas el deseo de comer por ansiedad, entonces, en lugar de comer, más bien pregúntate por qué te sientes así. 

La Psic. Angela diseñó una ruta de ejercicios para que aprendas a manejar el hábito de comer por ansiedad, puedes revisarla aquí, o en nuestra app. Y si tienes más preguntas sobre este tema, puedes dejar tus dudas en los comentarios, estaremos encantandos de leerte. Si tienes preguntas sobre otro tema, estamos listos para responder.

ansiedad y comidahambre emocionalcomer por ansiedadmanejo de ansiedadhambre fisiológica vs emocionalcontrol del hambre emocionalprevención de comer por ansiedad

¿Ansiedad?

Da el primer paso formando parte de nuestra comunidad que ya están obteniendo los resultados que estaban buscando.